Todo lo que necesita saber el trader sobre los Futuros

Autor: Francisco José Santos
Francisco José Santos
Todas las publicaciones del autor

Los futuros o contratos de futuros son una de las opciones de contratos que se usan en las negociaciones, por el cual se contemplan obligaciones bilaterales para las partes de una transacción. De hecho, el contrato de futuro es un acuerdo que regula las obligaciones de compra por una parte, y por la otra parte la venta de un determinado volumen de activos en el futuro a un precio ya acordado. Es decir, los futuros no suponen el inmediato cambio de recursos económicos por algunos de los activos comerciales (divisas, acciones, materias primas o materiales). Aquí podrá conocer el Gráfico de divisas en Tiempo Real. Ellos solo regulan el cumplimiento de las negociaciones asumidas por las partes, a saber, la emisión de pago en el momento de la transacción y la entrega de los activos dentro de los plazos establecidos en el contrato.

Los contratos futuros pueden incluir los siguientes bienes:

-       Madera

-       Oro

-       Cereales

-       Acero

-       Algodón

-       Divisas

Los contratos de futuros para las divisas suelen finalizar en el periodo estándar de tres meses (trimestral). De esta forma los traders, a través de las plataformas de trading forex,  tendrán tiempo suficiente para realizar un análisis de la perspectiva y las posibilidades que ayudarán en la toma de decisiones futuras.

La historia de los futuros se remonta a principios del siglo XVIII, cuando se cerraban los contratos de suministro de arroz con los productores japoneses antes de la llegada del tiempo de la recolecta. En lo que se refiere a nuestros temas, los contratos futuros toman forma jurídica y empiezan a aplicarse un siglo más tarde, después de que los cereales entraran a operar en la bolsa de valores de Chicago.

Futuros: Asignación y fijación de precios   

¿Para qué son necesarios los futuros? En general este tipo de contratos ha sido creado para ayudar a minimizar los riesgos de las futuras entregas, liberándolas de la dependencia del mercado. De forma más sencilla: Los precios de los bienes quedan fijados inicialmente en cualquier caso independientemente del precio actual de los activos en el momento de la entrega. ¿Y dónde reside aquí el beneficio para el proveedor? Pues, en garantizar el cumplimiento de las obligaciones del comprador. ¿Y dónde se encuentra la ventaja para el comprador? Él, en cualquier caso, recibe los productos comprados, independientemente de su situación financiera en el momento de la entrega.

Todos los contratos de futuros se pueden dividir en dos categorías: Directos e Indirectos. ¿En qué consiste el significado de esta separación? En lo que se refiere a los contratos directos, implican la transferencia de activos a plena disposición del comprador. Mientras que en los contratos indirectos los activos pasan de forma temporal a ser propiedad del comprador, para luego dentro de un periodo acordado cambien de propietario en las condiciones de una transacción inversa. Cabe señalar, que menos del 1% de los contratos futuros se cierran con la mirada puesta en la entrega inmediata de bienes/activos. Todas las transacciones restantes de este tipo se cierran con la esperanza de obtener beneficios.

El precio de los futuros los dicta el mercado: Un aumento de la demanda genera un aumento de los precios, al igual que la caída de la demanda significará la caída del precio.

Además de los contratos de futuros, podemos encontrarnos con el concepto de opciones de futuros, que son transacciones, no vinculantes, pero dan derecho de compra o realización de futuros a un precio preestablecido dentro de un plazo estipulado. Bajo estas condiciones, en la ejecución de la transacción se paga una cantidad especial denominada prima, que es como si fuera una compra por el derecho a realizar transacciones en un momento conveniente para el interesado.

Los contratos futuros y el forex

Sin duda, la comodidad y la transparencia de las transacciones de futuros levantan un gran interés a los especuladores de bolsas. Precisamente ellos han transformado los contratos de futuros de transacciones reales a virtuales, cuyo objetivo no es la adquisición de los activos. En este caso, el especulador solo considera que podría obtener beneficios a partir de las reventas de futuros durante el aumento de su precio.

Los contratos de futuros tienen una considerable similitud con los contratos en el forex. Para generar el análisis de estos tipos de transacciones requieren de la aplicación de los mismos métodos de análisis, para la predicción de la variación de los precios se aplican los mismos gráficos, indicadores, calendarios de eventos importantes y de los niveles stop, y limitadores de crecimiento/caída del precio. En consecuencia, cualquier, más o menos, experimentado trader de forex fácilmente puede cambiar las transacciones en el mercado de divisas en el mercado de futuros. Y aquí nos puede surgir la siguiente pregunta ¿Tiene sentido hacer esto?

En realidad, si creemos a las estadísticas, 9 de cada 10 operaciones con futuros son rentables. En el Forex esta proporción será inversa, el 10% de ellas resultan beneficiosas, en contraposición del 90% restante. Entonces, ¿En qué consiste la diferencia y el motivo de la superioridad de las operaciones con futuros sobre el mercado de divisas?

¿Forex u operaciones con futuros?

Evidentemente existe una diferencia y es importante. El mercado Forex no está regulado por ninguna entidad pública o privada, él pertenece a la categoría de los organismos de negociación interbancario, pero que en realidad es un organismo completamente especulativo, quiere decir, dependiente del nivel de la oferta y de la demanda. En consecuencia, su gestión, y así mismo, la pronosticación del desarrollo de la situación en las negociaciones es bastante complejo, al menos en lo que se refiere al equilibrio de la demanda y de la oferta, que en cualquier momento puede ser modificado mediante la aparición consolidada de grandes jugadores.

Las operaciones con los futuros se dan en un proceso centralizado, generando condiciones de transparencias en las transacciones. Los futuros se negocian en la bolsa de valores de Chicago, que tiene su propio sistema de cámara de compensación (o clearing), por el cual el movimiento de los precios puede traer ganancias o pérdidas solo y exclusivamente a las partes del contrato, y en ningún caso ni los intermediarios, ni el mercado sacarán de esto ningún tipo de beneficio.

Los futuros no conllevan al uso del spread, y en su lugar se le asigna una remuneración, calculada a partir de la diferencia de los precios de la oferta/demanda. El tamaño de los pagos de la comisión depende en gran medida de la cantidad de contratos, cuanto más haya, menor será la tasa.

El principal problema de Forex es el hecho de que el mercado es opaco, el volumen de las transacciones que realizan sus miembros participantes no es claro, y los datos sobre las operaciones realizadas no se acumulan de forma centralizada, y se ingresan de forma dispersa. En suma, cada trader actúa, de hecho, de la forma más discreta posible, realizando transacciones con riesgos impredecibles o con un bajo nivel de predicción.

Operaciones con futuros. Cómo elegir al mercado y al bróker

La mayor parte de las bolsas de valores en las que se pueden utilizar contratos de futuros en las negociaciones, ofrece aproximadamente el mismo conjunto de instrumentos de inversión. Las excepciones solamente vienen dadas por las plataformas que ofrecen determinados contratos de futuros.

Le recomendamos encarecidamente ver el siguiente video que le proporcionamos, en el cual Horacio Lupi, especialista en inversiones alternativas de alta rentabilidad, nos explica de forma detallada y clara la función de los contratos de futuro en situaciones reales:

Sin embargo, la selección del mercado no es tan importante como la selección de uno de los brokers de divisas. Ya que él determina la variedad en la selección de instrumentos de inversión, para su comparación puede utilizar el enlace de comparación de brokers forex. Hoy en día la mayoría de los intermediarios ofrece a sus clientes enseguida trabajar con unos cuantos mercados. Gracias a la automatización del proceso permite conseguir una velocidad más alta de interacción, y esto ya le dará un amplio margen para la selección de la estrategia. El mercado de futuros es muy popular entre los especuladores, que prefieren masivamente realizar transacciones a corto plazo dentro de las transacciones de la jornada.

¿Qué es importante a la hora de elegir un bróker?

1) La disponibilidad de los activos necesarios en la demanda de ofertas del intermediario

La mayor parte de los traders en el mercado de futuros usa en la negociación un tipo de activos. Es decir, si a usted le conviene operar solo en el mercado de divisas con los futuros, vale la pena prestar atención solo a sus disponibilidades. Si usted prefiere el oro como instrumento de versión, será suficiente si el bróker trabaja con CME Group o FORTS. Para trabajar con índices asiáticos se requiere acceso a las bolsas de valores asiáticas, en particular, a la de Singapur SGX/SiMEX. En general, la presencia de un bróker da acceso a los siguientes mercados, que son la mejor garantía para no tener problemas con la elección de los activos:

ICE Group – Bolsa de valores canadiense;

CME Group – Bolsa de valores de los EE.UU;

NYSE LIFE – En las bolsas de valores que están preparadas para negociar tanto en los EE.UU como en la UE;

LIME – Bolsa de valores británicas;

CBOE – Bolsa de valores de los EE.UU;

EUREX – Bolsa de valores de la UE;

TOCOM – Bolsa de valores de Japón;

SFE – Bolsa de valores australiana;

HKFE – Bolsa de valores de Hong Kong;

FORTS – Bolsa de valores de la Federación Rusa;

SGX/SiMEX – Bolsa de Singapur.

No se olviden de la liquidez, cobra una importante relevancia cuando estamos operando con contratos futuros. De lo contrario, las realizaciones de contratos que están poco actualizados pueden dilatarse, y como resultado, en lugar de obtener ganancias, se obtiene un contrato no lícito y una multa por parte de la bolsa, y el bróker, inevitablemente, aumentará el tamaño del spread en las futuras transacciones.

2) Confianza

La condición obligatoria del trabajo del bróker en la bolsa es la pertenecía a la cámara de compensación de ese mercado. De hecho, precisamente este momento garantiza la legalidad de la transacción, y da la posibilidad de asegurar el cumplimiento de las operaciones.

Además, el bróker debe pertenecer a uno de los reguladores del mercado de las organizaciones de la comisión CFTS o de la asociación NFA. En este caso, el bróker garantiza a sus clientes la posibilidad de usar las cotizaciones más actuales y recurrir al arbitraje por cualquiera de las transacciones. A la cuenta del trader, en este caso, estará protegido contra la influencia de factores de fuerza mayor como la quiebra o la parada de la actividad del trader por motivos no relacionados con las finanzas.

3) Mantenimiento

De hecho, no existe una terminal única para trabajos con los contratos futuros. Personas amateurs adaptaron para este fin la plataforma creada para Forex “MT4”, pero incluso después de esto, él solo permite operar cfds sobre futuros, y no los contratos de futuros en sí mismos.  Para saber más de los brokers cfd, pulse el enlace dado. La mayoría de los traders que trabajan directamente con los mercados de futuros, tiene sus propios medios, que les permiten tener un fácil acceso a las operaciones.

Es importante tener en cuenta al trabajar con una terminal para operar:

-       La comodidad de la interfaz;

-       La disponibilidad de un acceso de prueba

-       La presencia de Trading Desk

-       Soporte técnico en el idioma nativo del trader.

Operaciones de futuros VS Operaciones forward

A menudo surge la pregunta ¿Cuántas diferencias hay entre los contratos de futuro y los forward? Por supuesto, que aparecen diferencias, veámoslas:

1) La principal diferencia es la de los mercados. Los contratos forward se realizan en los mercados interbancarios, mientras que los contratos de futuros se realizan en las bolsas de valores. Las transacciones realizadas con los contratos de futuros siempre están estandarizadas y son comunes unos a otros, mientras que los contratos forward permiten establecer las condiciones de volumen y los plazos de la transacción entre las partes.

2)  Los contratos de futuros  para las divisas limitan la selección de instrumentos.  En este sentido no están disponibles todas las divisas, y las principales divisas son el dólar americano, la libra esterlina, el euro y el yen japonés. Para las operaciones forward este rango es mucho más amplio.

3) Los contratos forward a menudo están disponibles solamente a los grandes inversionistas (el monto promedio de la transacción es de 500 000 USD). En cambio, los contratos de futuros permiten aprovechar las oportunidades de mercado, ya sean para grandes o pequeños inversionistas, sin perjuicio de sus derechos y los importes de los inversionistas.

4) 9 de cada 10 contratos de futuros no llevan a cabo la entrega de los bienes adquiridos. Las transacciones se cierran mediante una operación inversa, y los ingresos de los traders se produce en la especulación de la diferencia de los precios compra/venta. Los contratos forwards casi siempre terminan con la entrega de los bienes comprados.

¿Le gustó este artículo?
5 (1)

AGREGAR UN COMENTARIO

     
 
Si le gusta nuestro trabajo, haga clic en "Me gusta" en Facebook